En la actualidad existen cualquier cantidad de mitos. La cirugía plástica no se queda atrás, y existen diversos pensamientos socialmente reconocidos que todos aceptamos como verdades. Esto puede ser muy peligroso, debido a que realizarte una cirugía plástica es un tema directamente relacionado con nuestra salud y bienestar. Es sumamente importante estar bien informado antes de dar este gran paso. En esta ocasión me he dado a la tarea de juntar los cinco mitos más comunes relacionados con la cirugía plástica. 

Mito 1: La cirugía plástica la puede realizar tanto médico esteticista cómo cirujanos plásticos.

Realidad: Solo cirujanos plásticos certificados y acreditados deberían practicar dichas intervenciones. No temas en preguntarle a tu medico acerca de sus credenciales y experiencia. La diferencia entre ambos radica en la cantidad de años de estudio y experiencia en cirugía.

Mito 2: Los implantes mamarios no son seguros.

Realidad: Estudios científicos, rigurosos y de largo plazo han demostrado y probado que los implantes de silicona son seguros, no causan cáncer o enfermedades reumáticas y no interfieren con la lactancia materna.

Mito 3: Las prótesis mamarias impiden las mamografías

Mentira. Los implantes mamarios no suponen ningún impedimento a la hora de realizar cualquier prueba de imagen en los senos. Las prótesis no provocan ninguna distorsión en los resultados de las mamografías, las resonancias magnéticas y las ecografías; además, tampoco se dañan a causa de este tipo de pruebas.

Eso sí, es importante que la paciente informe al técnico encargado de realizar la mamografía de que cuenta con un implante mamario.

Mito 4: Todo el mundo envejece de la misma forma, por lo tanto todos deben ser sometidos al mismo procedimiento quirúrgico.

Realidad: Dependiendo del sexo, edad, raza, consumo de tabaco, exposición al sol, así como la depleción de grasa en los diferentes compartimientos grasos cada persona envejecerá de forma distinta de tal manera que el abordaje quirúrgico será diferente. 

Mito 5: El Botox desfigura el rostro

Realidad. NO, el Botox no desfigura el rostro. La toxina botulínica es un medicamento líquido que se absorbe completamente; cuando se usa con fines estéticos consigue atenuar o hacer desaparecer las arrugas de la cara, pero en ningún momento cambia los volúmenes o se acumula. El Botox tampoco hace perder la expresividad de los rostros, su efecto más valorado es la naturalidad. El efecto depende de cada persona y de la relación dosis-respuesta.

Estos fueron los cinco mitos relacionados con la cirugía plástica, si conoces algún otro mito o tienes alguna duda no dudes en contactar a tu médico. Es mejor enterarte de un profesional capacitado y experto en el tema.

 Alejandro Porras Ruiz

Cirujano Plástico y Reconstructivo Los Mochis

Anuncios